Un poco más de su vida...


Alfonsina tenía cuatro años cuando su familia regresó a Argentina después de un vano intento de buscar prosperidad en Europa.
Pasó una infancia muy humilde en San Juan. «Estoy en San Juan, tengo cuatro años; me veo colorada, redonda, chatilla y fea. Sentada en el umbral de mi casa, muevo los labios como leyendo un libro que tengo en la mano y espío con el rabo del ojo el efecto que causo en el transeúnte. Unos primos me avergüenzan gritándome que tengo el libro al revés y corro a llorar detrás de la puerta»
Luego, en 1901 se trasladan a Rosario. Paulina, su madre, abrió una pequeña escuela domiciliaria, y pasa a ser la cabeza de una familia numerosa, pobre y sin timón, con un padre alcohólico, que acostumbraba a desaparecer semanas enteras de su casa. Instalaron el «Café Suizo», cerca de la estación de tren, pero el proyecto fracasó. Alfonsina lavaba platos y atendía las mesas a los diez años.
A los 12 años, mientras soñaba con ser actriz, empieza atrabajar como costurera a domicilio y después en una fábrica de gorras.
En 1907 consiguió un papel en la compañía teatral de José Tallavi y se fue de gira por un año.
Cuando volvió a Rosario se encuentra con que su madre se ha casado y vive en Bustinza.
La poeta decide estudiar la carrera de maestra rural en Coronda, y allí recibe su título profesional. Gana un lugar sobresaliente en la comunidad escolar y consigue un puesto de maestra.
Al mismo tiempo se vincula a dos revistas literarias, Mundo Rosarino y Monos y Monadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada