Presentimiento


Tengo el presentimiento que he de vivir muy poco.

Esta cabeza mía se parece al crisol,

Purifica y consume.

Pero sin una queja, sin asomo de horror,

Para acabarme quiero que una tarde sin nubes,

Bajo el límpido sol,

Nazca de un gran jazmín una víbora blanca

Que dulce, dulcemente, me pique el corazón.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    La verdad es que la conciencia de sentirse mortal es un hecho desgarrador, así lo refleja este poema.

    Un abrazo. Cuídate

    ResponderEliminar
  2. es un placer volverme a encontrar con Alfonsina Storni, gracias

    ResponderEliminar