¡Aymé!


Y sabías amar, y eras prudente,

y era la primavera y eras bueno,

y estaba el cielo azul, resplandeciente.


Y besabas mis manos con dulzura,

y mirabas mis ojos con tus ojos,

que mordían a veces de amargura.


Y yo pasaba como el mismo hielo...

Yo pasaba sin ver en dónde estaba

ni el cruel infierno ni el amable cielo.


Yo no sentía nada... En el vacío

vagaba con el alma condenada

a mi dolor satánico y sombrío.


Y te dejé marchar calladamente,

a ti, que amar sabías y eras bueno,

y eras dulce, magnánimo y prudente.


Toda palabra en ruego te fue poca,

pero el dolor cerraba mis oídos...

Ah, estaba el alma como dura roca.

1 comentario:

  1. Nunca me canso de leer sus poemas, por eso vengo a menudo a recorrer tus paginas aunque no deje comentario.
    Un beso

    ResponderEliminar