Espera


He de darte las manos, espera, todavía

está llena la tierra del murmullo del día.

La bóveda celeste no deja ver ninguna

de sus estrellas... duerme en los cielos la luna.


He de darte las manos, pero aguarda, que ahora

todo piensa y trabaja -la vida es previsora-

Pero el corazón mío se esconde solitario,

desconsolado y triste por el bullicio diario.


Hace falta que todo lo que se mueve cobre

una vaga pereza, que el esfuerzo zozobre,

que caiga sobre el mundo un tranquilo descanso,

un medio todo dulce, consolador y manso.


Espera... dulcemente, balsámica de calma,

se llegará la noche, yo te daré las manos,

pero ahora lo impiden esos ruidos mundanos;

hay luz en demasía, no puedo verte el alma.

El racimo inocente


Así, como jugando, te acerqué el corazón

Hace ya mucho tiempo, en una primavera...

Pero tú, indiferente, pasaste por mi vera...

Hace ya mucho tiempo.


Sabio de toda cosa, no sabías acaso

Ese juego de niña que cubría discreto

Con risas inocentes el tremendo secreto,

Sabio de toda cosa...


Hoy, de vuelta a mi lado, ya mujer, tú me pides

El corazón aquél que en silencio fue tuyo,

Y con torpes palabras negativas arguyo

Hoy, de vuelta a mi lado.


Oh, cuando te ofrecí el corazón en aquella

Primavera, era un dulce racimo no tocado

El corazón... Ya otros los granos han probado

Del racimo inocente...

Capricho


Sábado fue, y capricho el beso dado,

capricho de varón, audaz y fino,

mas fue dulce el capricho masculino

a este mi corazón, lobezno alado.

No es que crea, no creo, si inclinado

sobre mis manos te sentí divino,

y me embriagué. Comprendo que este vino

no es para mí, mas juega y rueda el dado.

Yo soy esa mujer que vive alerta,

tú el tremendo varón que se despierta

en un torrente que se ensancha en río,

y más se encrespa mientras corre y poda.

Ah, me resisto, mas me tiene toda,

tú, que nunca serás del todo mío.

¡Ay!


Seré en tus manos una copa fina

pronta a sonar cuando vibrarla quieras...

Destilarán en ella primaveras,

reflejará la luz que te ilumina.


Seré en tus manos una copa fina.

Habrás en ella una bebida suave,

nunca más dulce, pues piedad le dona;

licor que no hace mal y el mal perdona,

dulce licor que de las cosas sabe...


Habrás en ella una bebida suave.

Un día oscuro, entre tus dedos largos

será oprimido su cristal fulgente

y caerá en pedazos buenamente

la fina copa que te dio letargos;

¡un día oscuro, entre tus dedos largos!


Cristal informe sobre el duro suelo

no ha de ser turbio porque está quebrado:

reflejará la beatitud del cielo;

pobre cristal sobre tus pies tirado;

cristal informe sobre el duro suelo.

Daño tan grande Dios te lo perdone:

manos benditas las que así lo quiebren,

rosas y lirios para nunca enhebren,

dulzura eterna su impiedad le abone.

Daño tan grande Dios te lo perdone...

El divino amor


Te ando buscando, amor que nunca llegas,
te ando buscando, amor que te mezquinas,
me aguzo por saber si me adivinas,
me doblo por saber si te me entregas.

Las tempestades mías, andariegas,
se han aquietado sobre un haz de espinas;
sangran mis carnes gotas purpurinas
porque a salvarme, ¡oh niño!, te me niegas.

Mira que estoy de pie sobre los leños,
que aveces bastan unos pocos sueños
para encender la llama que me pierde.

Sálvame, amor, y con tus manos puras
trueca este fuego en límpidas dulzuras
y haz de mis leños una rama verde.