Moderna


Yo danzaré en alfombra de verdura,

ten pronto el vino en el cristal sonoro,

nos beberemos el licor de oro

celebrando la noche y su frescura.


Yo danzaré como la tierra pura,

como la tierra yo seré un tesoro,

y en darme pura no hallaré desdoro,

Que darse es una forma de la altura.


Yo danzaré para que todo olvides

y habré de darte la embriaguez que pides

hasta que Venus pase por los cielos.


Mas algo acaso te será escondido,

que pagana de un siglo empobrecido

no dejaré caer todos los velos.

Miedo


Aquí, sobre tu pecho, tengo miedo de todo;

estréchame en tus brazos como una golondrina

y dime la palabra, la palabra divina

que encuentre en mis oídos dulcísimo acomodo.


Háblame de amor, arrúllame, dame el mejor apodo,

besa mis pobres manos, acaricia la fina

mata de mis cabellos, y olvidaré, mezquina,

que soy, ¡oh cielo eterno!, sólo un poco de lodo.


¡Es tan mala la vida! ¡Andan sueltas las fieras...!

Oh, no he tenido nunca las bellas primaveras

que tienen las mujeres cuando todo lo ignoran.


En tus brazos, amado, quiero soñar en ellos,

mientras tus manos blancas suavizan mis cabellos,

mientras mis labios besan, mientras mis ojos lloran.

Me atreveré a besarte


Mírame aquí a tu lado tirada dulcemente;


soy un lirio caído al pie de una montaña...


Mírame aquí a tu lado...Esa luz que me bañame


viene de tus ojos como de un sol naciente.



Cómo envidio tus uñas insertas en tus dedos,


y tus dedos insertos de tu mano en la palma,


y tu ser todo inserto en el molde de mi alma!


Cómo envidio tus uñas insertas en tus dedos.


Acoge mi pedido: oye mi voz sumisa,


vuélvete a donde quedo postrada y sin aliento.


Celosa de tus penas, esclava de tu risa,


sobra de tus anhelos y de tu pensamiento.


Te miraré a los ojos cuando la tarde abroche


tu boca bien amada que no he besado nunca...