Tanta dulzura alcánzame tu mano...


Tanta dulzura alcánzame tu mano

que pienso si las frutas te engendraron,

si abejas con su miel te amamantaron

y si eres nieto excelso del verano.

Tanta dulzura no es de rango humano:

los dioses tus pañales perfumaron,

sobre tu sangre roja destilaron

ojos de niños, lasitud de llano.

Tanta dulzura, que cayendo al alma

mueve esperanzas, le procura calma

y todo anhelo de virtud corona.

Tanta dulzura, para bien sentida,

que digo al mal que me consume: olvida,

y al fuerte daño que me dan: perdona.

3 comentarios:

  1. Me llevo los últimos versos de este poema... entre tanta y tanta dulzura, sigo admirando , siempre, a Alfonsina.

    Saludos Dámalis

    ResponderEliminar
  2. EN mi memoria desde mi infancia, a veces sus versos afloran, como éste, que apareció de repente hoy, y que gracias a esta maravillosa técnica de búsqueda de Google, con sólo cuatro palabras, me puso en brazos de la autora. Gracias Alfonsina, por poblar la realidad de hermosas realidades.
    Azucena

    ResponderEliminar
  3. EN mi memoria desde mi infancia, a veces sus versos afloran, como éste, que apareció de repente hoy, y que gracias a esta maravillosa técnica de búsqueda de Google, con sólo cuatro palabras, me puso en brazos de la autora. Gracias Alfonsina, por poblar la realidad de hermosas realidades.
    Azucena

    ResponderEliminar